"El amor es el sendero, la esperanza y el impulso... la fe, mi voluntad".

Zhely Alceda... ♥

Me despido sin un adiós.


¿Será que puedas dejar de amarme?
que mi nombre ya no pase por tu mente,
que el viento lleve los suspiros
Sin besar tus dulces labios.

Quise dejar la última gota en el sobre del adiós
pero ha sido difícil continuar con el paso
sabiendo que te dejé
detrás con la sombra de la morada.

Puedo pedirte que me perdones,
decirte que te amé lo suficiente cada día,
lo cierto es que tu dolor
nunca lo calmaré.

Los árboles me dicen aquello que el eco cayó,
los ojos cerraron la mirada hacia la puerta
las alas negaron la libertad que tu amor brindaba.

¿Qué piensas de mi alma ahora que recorre
tus memorias con lágrimas en lo profundo?
Tal vez sientas que las nubes se burlan
que el frío de la lluvia no cesa de mojar tu cuerpo.

Tus cabellos serenos ceden ante la gravedad,
tu pecho es el reflejo del pavimento,
observo como vas diluyéndote por la calle
dejando las moronas de tu corazón.

Cruzan la calle viajando por alcantarillas,
tal vez así puedas llegar pronto al mar.

Un lo siento, sólo te mentiría,
no puedo volver pues no hay camino sobre tus pies.

Recuerdo tu sonrisa y dibujo mi amargura en el rostro
¿no ves que lo que sufro por no estar a tu lado?
Te amo y te quiero, y aún soy cobarde.

Princesa de mis sueños que vuelas en mi cielo entre luceros,
¿cómo ser parte del trono de tus ilusiones?,
¿cómo ser alfombra de tus metas?
¿como llegar a ser perla de tu corazón?

No soy quien pensaste ni quien seré,
lo nuestro siempre fue pasado en el futuro,
olvidamos la importancia del presente;
hoy ese error nos duele.

Congelas castillos de arena en la playa,
destruyes fortalezas en acantilados profundos,
no hay brisa que seque nuestro amor.

No puedo despedirme
pues entré a tu vida sin presentarme,
y es que ese día cómo saber lo que pasaría,
que entre tus brazos perdería mi propio ser.

La sombra sigue cada palabra
que intentan llevarse al olvido lejos;
tan rápido fue que te amé,
tan lento es cuando te pienso.

El tiempo, ese ya no quiere verme,
ha cancelado la cita con la muerte
y sólo queda seguir viviendo.

Pasará el viento y me mostrará los colores
del paisaje que alguna vez nos unió,
traerá nuevamente aquellos aromas…
aromas que ahora duermen junto a tu piel.

Verso a verso y el corazón no caya,
no habla, no siente, no para.

Estorbo en mis días,
fantasías en pesadillas de noche,
no hay forma de regresar a lo que un día fue
pues las hadas borraron nuestro lazo.

Quizás en otra vida,
en otro tiempo,
en otro mundo,
en otro universo.

Pero por hoy, por este pellejo
debo dejarme ir con el cielo
el horizonte siempre será hogar
de las pupilas que alguna vez
a tu recuerdo pertenecieron.

Me despido sin un adiós,
como el polen no sale de la flor
entendiendo que lo que alguna vez fue despedida
le dio el fruto a la nueva margarita.